viernes, 21 de septiembre de 2012

Guitarra de fuego Por DanPeople

martes, 4 de septiembre de 2012

Relato semanal

La ceniza cayó al cenicero por última vez y lo que queda del filtro de gomaespuma ahora se estruja contra ese pocillo de vidrio; ya no hay más nada que esperar, empieza la acción justo cuando el café se enfrió definitivamente.
"T" ya quedó afuera de todo, "T" esta caminando por ese centro urbano donde se esgrime y disputa el poder; es un radio de 5 cuadras a la redonda en el que se mezclan personajes anónimos como él con vendedores furiosos e incansables, hay carruajes posmodernistas de un progreso que se imprime en algunos papeles pero que también se escupe en tragedias griegas por otros papeles. Nada le importa a "T"; sabe cómo funciona y detrás de dónde correr en caso de emergencia. Pero lo que él no sabe es que ya no forma más parte de eso,que esas palabras no lo incluirán nunca mas, que ya hay otro "T" o "X" o "J"; no importa quién, él nunca fue nada más que un eslabón y para cuando se entere ya va a ser tarde.
"T" va a tener frío y esta vez, como hacía tiempo no le ocurría, verá en el sol una vía de escape a ese fresco consciente e inconsciente a la vez. La fortaleza construida se derrumbó y ya nada va a alcanzar; "T" vagará como una alma en pena en los márgenes de aquel radio que lo vio caminar una y otra vez con paso confiado; será como una droga de la peor, de la que sólo husmeará en sus desechos y sobras. "T" nunca fue feliz y siempre lo supo."No seamos como T" me dijo ella y en eso quedamos.

martes, 27 de marzo de 2012

Dame un poquito de tu amor


Historias de cuando el rock y el fútbol se tiran un centro

Por Facundo Cottet
La década del 90 fue una foto la incoherencia, la locura, el despropósito y todos los excesos juntos. Claro, todos los extremos son malos. A Maradona en los ‘90 “le cortaron las piernas” y así lisiado como estaba, El Diego entraba a la quinta de Olivos y se fotografiaba con el entonces presidente Carlos Menem, se iba de gira con Charly García y “Say no More”. Pero por más que los jarrones y los flashes lo “flasheen”, él nunca perdió esa dosis de ídolo; será el ídolo de los quemados, pero ídolo al fin.

A Maradona nunca le compraron una cuna pero siempre lo acunaron, fue la gente la que lo acunó al diez, fueron los pibes del barrio, fueron los marginados, los expulsados, los relegados, los que vieron en él una identificación propia, algo de qué aferrarse. Era un negro de Villa Fiorito. Los 90 –siempre esa década vacía en nuestro país- pusieron en el tapete una generación desencantada pero que paradójicamente la cantaba a ese desencanto. El manotazo del neoliberalismo dejó a los padres de esos pibes en la calle y los pibes -que ya estaban en la calle porque las fábricas no los tomaban y las facultades estaban lejos de incluirlos- se juntaban. Nace el rock chabón como expresión por momentos de rechazo a toda esta mezcla rara de pesimismo, de viajes al exterior, de ventajismo. Las radios ven un mercado en los pibes (que cada vez son más) y empiezan a pasar bandas como Viejas Locas, La Renga, Caballeros de la Quema, Bersuit Vergarabat, Los Piojos o Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota (aunque estos últimos vienen de tiempo atrás pero se meten también en esta oleada). Y la banda de mi barrio esquivando charcos desde la esquina del infinito y jugando un partido más.
Fue en 1994 cuando Los Piojos editan su segundo álbum (Ay Ay Ay) y en la dedicatoria del disco saludan: “Este disco está dedicado a Diego Armando Maradona”, ese gesto es a lo mejor el inicio de un buen romance. Los Piojos todavía no habían explotado, aun vivían todos juntos en Barrio Jardín (El Palomar) y la canción de Maradó estaba a punto de tirar todo al carajo con el siguiente disco (Tercer Arco editado en 1996). Para esos años Diego ensayaba su retiro una y otra vez, ya no jugaba al fútbol en Ritmo de la Noche pero se calzaba la 10 de Boca (esa casaca polémica que tenía franjas blancas) y en el medio vino a La Plata a jugar un partido a beneficio de la Cruz Roja (algunos platenses pudimos imaginarlo defendiendo los colores Triperos o del Pincha por 45 minutos).

El noviazgo piojoso se oficializó cuando la banda de Andrés Ciro llegó al templo. En 1999 Los Piojos dieron por primera vez tres shows seguidos en Obras Sanitarias (el templo del rock) y allí un ángel diabólico con la diez en la espalda dio la cara y dijo “todos necesitamos cariño”. El resto ya se conoce, el diez tuvo su programa de TV y hará mil locuras más. Los Piojos ya no tocan pero el amor los marcó a fuego, los piojosos que quedan son los testigos de un cariño que no terminará jamás mientras siga sonando Maradó.

La SOPA que nos quieren hacer comer


Reflexiones informativas sobre la Ley Sopa redactada paras para la Revista El Viaje.


La historia es en algunos casos matemática: es decir, sus resultados siempre son iguales. Cuando los que tienen el poder se reúnen nunca corre un aire normal; los poderosos son diez, quince o veinte como mucho, y de las decisiones finales de ese grupo recaen consecuencias en millones de personas, en este caso millones de usuarios. Pero esa categorización -la de usuarios- no significa la inexistencia de derechos y, detrás de cada usuario hay en su extensa mayoría personas.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas proclama en su artículo 19 que “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión” Difusión; de eso se trata, y ese el punto principal que ataca la llamada Ley SOPA.
La Ley Sopa (
Stop Online Piracy Act) es un proyecto de Ley presentado al congreso norteamericano el 26 de octubre del 2011 para resguardar y controlar los intereses de las grandes industrias del entretenimiento en internet (EMI Music Publishing, Warner Music Group, Sony Entertainment, Universal Music son algunas de ellas). Su autor es un muchacho llamado Lamar Smith, un congresista republicano (al igual que la familia Bush) que representa al condado de Texas y quien no es más que un mero eslabón de la cadena de la industria, el alfil de los villanos en esta partida.
Este proyecto de Ley provee la facultad a las empresas de cerrar los páginas web que ellos creen que están infringiendo sus derechos de autor y marcas comerciales. El mecanismo de censura funciona de la siguiente manera: estas empresas dan aviso a los servidores de los sitios que dichas páginas que están bajo su prestación rompen los supuestos derechos de propiedad intelectual, dándole de esta manera un lapso de 5 días para bloquear la página sin la necesidad de presentarse ante cualquier tribunal. Lo mismo ocurrirá con la transferencia de archivos, es decir si bajamos música, armamos un blog para descargar los discos que nos gustan o simplemente ponemos en Facebook un enlace de YouTube (uno de los principales damnificados en la contienda ya que se trata de contenidos generados por los usuarios) los servidores deberán revelar los IP de las computadores (el IP es una etiqueta que identifica un espacio de conexión con otro, es decir la identificación única de un equipo) apropiándose de la facultad de cortar la conexión de dicho IP a la red. Aunque en realidad lo que estaríamos haciendo es copiar una información y transferirla. Sólo por eso nos podrían cortar nuestra conexión a internet por más que como usuarios nunca le vamos a hacer nada a ese disco, película o material que va a seguir existiendo en su versión original. Esa pena aparece como la más leve, con un poco de mala suerte nosotros que transferimos archivos con información registrada podríamos ir presos.
Aunque la LEY SOPA se encuentra actualmente en suspenso y siendo analizada dado el masivo rechazo que tuvo por parte de la comunidad virtual y de los sitios más populares como Google, Facebook, YouTube, Wikipedia o Twitter de este panorama surgen algunas preguntas. ¿Qué tiene que ver una ley gringa con nosotros que estamos al sur y lejos de todo esto? Los servidores de las páginas, los que suben la página que nosotros armamos para difundir cualquier información producen sus servicios casi en su totalidad desde Estados Unidos y la aprobación de esta Ley les cae con todo el peso. ¿Internet dejaría de ser lo que es actualmente si se aprueba esta Ley? Sí, hoy en día Internet es un espacio de libre de transferencia en contenidos y opiniones donde se mantiene el anonimato. Esta condición permite en situaciones de persecución en –por ejemplo- gobiernos totalitarios la difusión de otras voces. El anonimato dejará de existir con La Ley SOPA.
Más allá de este proyecto, ya se realizaron diferentes ataques al mundo de transferencia de archivos en la web y el 19 de enero de este año el servicio de la web Megaupload fue cerrado por el FBI y sus miembros detenidos, más allá de que la empresa esté radicada en Hong Kong. Este servicio gratuito alojaba el cuatro por ciento de la información total que circulaba en internet y que hoy por hoy está confiscada por la Oficina Federal de Investigaciones del Tío Sam. Las cosas no se presentan de la mejor manera, pero en la unión de todos los usuarios está la resistencia a la censura y el control que se esconde en una supuesta defensa de derechos de poderosos grupos económicos que ven como su industria del entretenimiento está cayendo a pasos agigantados en internet. Es por ello que se agrupan para ponerle fin a la era de libre circulación de información. Estados Unidos siempre obró “en nombre de la libertad” y ahora mientras escucho el fin del disco de Pappo Volumen 1 que bajé tiempo atrás de Megaupload y el Carpo pregunta ¿Adónde está la libertad? No aparecen respuestas a futuro.

sábado, 23 de julio de 2011

LA CASA FLOTANTE



Desde los márgenes de la ciudad, la casa respira. Inhala y exhala; es en esa exhalación donde se muestra más pura y esencial. En un invite nocturno.
La casa abrió sus puertas, los avispados sintieron el llamado y concurrieron. La imagen fue todo. El sonido lo complementó y los brebajes de góndolas sirvieron a la sed de los invitados.

Sintéticamente así fue el relato de los testigos y protagonistas de esa noche. Una noche en la que la luz fue negra en algunos lugares, con San La Muerte protegiendo. Una noche en la que las velas iluminaban las plantas y el paisaje era contemplativo por demás. Parecía que allí el tiempo se detenía y luego avanzaba más rápido de lo que establecen las leyes físicas.
Los seres flotaban con los pies sobre el piso. A veces bailaban, se dejaban llevar por acordes latinos que resonaban desde cajas fabricadas para tal función.
Aunque el frío era la media que circulaba el aire en esa época del año, dentro de la casa se respiraba espeso, humeante y superfluo, sobre todo cuando algunos músicos expresaban su yo más profundo en lenguaje musical. Bajo la denominación de Monoaural aquellos acordes eran devueltos afirmativamente en clave: con movimientos de cabezas que respetaban compases
Los que más perduraron dentro de ese espacio pensado mínima y máximamente como un todo veían quiénes entraban y salían. Aquellos que no podían ser parte de dicha ceremonia por causas desconocidas y quienes arribaban desprevenidos. Pelos largos, cortos, bien vestidos, no tanto, nada importaba de eso.
Todos tenían algo que expresar, hasta las paredes que se pintaban con imágenes. Era el futuro y el pasado; dibujos sobre paredes proyectados desde computadoras y revoques rupestres con simples fibras, todo convivía armoniosamente.

Fue la invitación de la Casa Flotante, así se hacía llamar ese lugar.

15-07-11



jueves, 10 de febrero de 2011

flash amigos




Imágenes de gente con onda fotográfica....

www.quemundohostil.blogspot.com

www.flickr.com/photos/franciscoagustin

www.flickr.com/photos/danpeople

miércoles, 9 de febrero de 2011

Iniciales

Armando de silencios míos
nunca escuchaste mi voz interior
diste lo necesario para callar
adivinando o intentando creer saberlo
naciste una vez más
después fijaste otra historia
oraciones al cristal cuando nunca le creíste de verdad.



A quién hizo que esto vuelva